caracol superación daño cerebral madrid

Lucía, ejemplo de superación tras un daño cerebral

Hace unos días conocí a una persona que me dejó perpleja. Estando en el coche se me ocurrió escribir sobre ella. Pensé cambiarle el nombre y ponerle Lucía para proteger su identidad. Fue el primer nombre que me vino a la cabeza, pero la verdad es que no podía haber encontrar otro más acertado. Si algo irradiaba era luz.

Caminaba con dificultad, se ayudaba de un bastón, arrastraba ligeramente su pie izquierdo al mismo tiempo que sujetaba su brazo. Este patrón no nos es desconocido a los que trabajamos con personas que han sufrido un daño cerebral, pero no era eso lo que llamaba la atención. Su relato estaba lleno de momentos de superación. Pese a sus dificultades para desplazarse, no había destino que se le resistiera. Podía llegar al último pueblo de la Comunidad de Madrid o viajar a Málaga o Pamplona, había perdido el miedo a nadar, había conseguido hacer albóndigas con una mano y gestionaba a la perfección sus asuntos personales (casa, viajes, asuntos bancarios…). Estaba claro que sus procesos cognitivos no se habían visto afectados significativamente por el daño cerebral y le permitían ser funcional y autónoma en su vida diaria.

Lo único que echaba en falta era saborear cada momento, su atención siempre estaba puesta fuera de lo que hacía. Su impulso por mejorar, por salir adelante, le hacían embarcarse en numerosas actividades que no terminaba de disfrutar. Se sentía a gran velocidad, su cuerpo iba a acelerado y a su mente la definía así: es como si pusiera las cosas en una coctelera y se mezclasen todas. Le faltaba la quietud y serenidad para apreciar todos sus logros diarios. 

Cuando conoces a personas como Lucia, te das cuenta de que muchas veces los límites nos los ponemos nosotros. Nos excusamos aludiendo que no podemos cambiar, que no podemos superarnos, cuando sencillamente dar ese paso está en nosotros. Reconociendo y aceptando nuestros límites, pero sin darles mayor protagonismo que el que tienen, lograremos llegar a donde queramos; y si no a donde queramos, estoy segura que mucho más allá de donde hayamos imaginado.

De nuevo, otra lección de vida de aquellos a los que un día la vida les dio un giro y les impuso el reto de convivir con las secuelas físicas y cognitivas de sufrir una lesión cerebral. Esa actitud vital de superación y lucha hace que nos den lecciones a cada paso y nos ganen la carrera, a los que tenemos la inmensa suerte de acompañarlos.

Mi más profunda admiración. Gracias Lucia.

Sara

Día daño cerebral adquirido

26 de Octubre: Día del Daño Cerebral Adquirido. NUESTRA lucha!

El daño cerebral no entiende de edades, de sexos, de nacionalidades, de profesiones… tampoco te da opción a escoger cuando es el mejor momento, simplemente pasa y a partir de ese preciso momento tu vida cambia, y ya no vuelve a ser como antes. Cosas que estaban rotas, las une, y hay uniones que rompe; es una prueba de fuego. Hay quien se agarra a la vida con más fuerza que nunca y hay quien se suelta y no se encuentra. Admiro profundamente a los que se agarran con fuerza y mientras tanto sonríen, y aun más si cabe a los que se sueltan y batallan su lucha interior por encontrarse. En muchas ocasiones he pensado que estaban hechos de otra pasta, aunque quizás sean de la misma que el resto de personas que nunca hemos sufrido una lesión cerebral. Quizás sea la propia condición humana, que trata de aceptar lo que se le presenta y busca el sentido de la vida tal cual es; la que nos impulsa a salir para adelante sea cual sea la situación que estemos viviendo. Sea como fuere, su esfuerzo es absolutamente admirable.

 

Hoy es 26 de Octubre, día del Daño Cerebral Adquirido, en el que todos los que viven esta dura enfermedad, sus familias y los profesionales que les acompañamos, tratamos de dar visibilidad al resto de la población para que se les reconozca y se tengan en cuenta sus necesidades. Mañana será 27 de Octubre y ellos seguirán luchando un día más por mejorar su vida, por poder disfrutar del calor de una caricia, por alcanzar el logro de ponerse de pie, de ser capaces de recordar el nombre de sus hijos o poder pedir con palabras aquello que necesitan… por todas aquellas cosas que nosotros damos por sentado en nuestras vidas. Confío en que algún día llegaremos a visibilizar vuestras dificultades y necesidades para hacer un mundo un poco más fácil y amable… porque vuestras dificultades, podrían ser cualquier día las nuestras.

 

Por vuestro ejemplo diario… GRACIAS. Que mañana siga siendo 26 de Octubre y no haya día que olvidemos cual es NUESTRA lucha. No estáis solos!!