Las “mariposas del alma” vuelven a volar

Neuropsicología

Tras el diagnostico de una lesión neurológica, la persona afectada y su familia se encuentran con el duro reto de enfrentar las secuelas y aprender a manejar las numerosas situaciones derivadas de ellas. Pese a que las alteraciones cognitivas pasan a menudo desapercibidas, son las más discapacitantes.

¿Qué es la neuropsicología?

La neuropsicología es una disciplina científica que surge del encuentro entre la neurología y la psicología, y que estudia la relación que existe entre el cerebro y los procesos cognitivos, conductuales y emocionales. Dicho de otro modo, trata de explicar cómo nuestro cerebro está implicado en la manera en que percibimos las cosas, prestamos atención, recordamos… así como en el modo en que nos comportamos, sentimos o expresamos nuestras emociones. A partir de este conocimiento, es posible evaluar las alteraciones (cognitivas, conductuales y emocionales) que se producen como consecuencia de una lesión o daño cerebral y aplicar los procedimientos necesarios para rehabilitar dichos procesos.

¿Qué es el daño cerebral?

Hablar de daño cerebral adquirido o de que una persona ha sufrido un daño cerebral, hace referencia a que se ha producido una lesión en su cerebro, el cual hasta ese momento se encontraba sano y cuyo desarrollo había sido totalmente normal. Existen múltiples causas por las que un cerebro puede lesionarse: sufrir un ictus, un traumatismo, un tumor cerebral… A partir de entonces, el funcionamiento de este puede verse alterado. Las lesiones cerebrales pueden hacer que, entre otros, la persona no sea capaz de mantener su atención durante largos periodos de tiempo, no sea capaz de recordar lo ocurrido minutos antes, no comprenda lo que se le dice o no sea capaz de completar una tarea sin ayuda. También pueden generar cambios en su comportamiento, mostrando impulsividad, cierta agresividad o desinhibición… o en su carácter y su forma de relacionarse, mostrando habitualmente apatía, irritabilidad o labilidad emocional, pasando rápidamente de la euforia a la tristeza profunda. Según cuales sean las áreas cerebrales afectadas, se verán afectados unos u otros procesos, y según sea el grado de la lesión y otros factores, los déficits serán de mayor o menor gravedad.

clip2-e1454016847510-1024x397-con-marca

¿En qué consiste la rehabilitación neuropsicológica?

La rehabilitación neuropsicológica es un tratamiento realizado por un neuropsicólogo en el que se utilizan numerosas estrategias de intervención con el objetivo de que la persona que ha sufrido un daño cerebral alcance el mayor grado posible de autonomía, reduciendo el impacto de sus déficits en la vida cotidiana. Para alcanzarlo, se trabaja favoreciendo que la persona tome conciencia de sus déficits, lo que le permitirá implicarse activamente en las tareas que se le propongan, cuyo objetivo será estimular los procesos afectados, o bien enseñarle a compensar las dificultades que estos le generan. Además, a lo largo de todo el proceso es necesario realizar un acompañamiento tanto para la persona afectada por la lesión (neuropsicoterapia) como para su familia, que facilite el desahogo de aquellas emociones que vayan surgiendo, lo que contribuirá a mejorar el afrontamiento de la situación y favorecerá un mayor ajuste de las expectativas.

Por otro lado, el entorno familiar, social y terapéutico (el resto de profesionales) que mantienen un contacto directo con la persona, también necesitan un soporte que les permita aprender a manejar las dificultades que la persona presenta y ajustarse a las necesidades de cada momento. En este sentido, el neuropsicólogo interviene acompañando y dando pautas que favorezcan la comprensión y el manejo de las dificultades que van surgiendo. Todo ello, repercute de manera indirecta en el bienestar y en la recuperación de la persona afectada por el daño, pues el entorno supone una fuente importante de apoyo y refuerzo para continuar avanzando en la rehabilitación y consolidar las mejoras alcanzadas.

principal-2-neuro-e1454016914378-1024x494-con-marca

¿Qué personas pueden beneficiarse de la rehabilitación neuropsicológica?

Personas que padecen alguna enfermedad neurológica como:

  • Accidentes cerebrovasculares, ictus.
  • Traumatismos craneoencefálicos.
  • Tumores cerebrales.
  • Encefalopatias post-anoxicas, infecciosas… Encefalitis, meningitis…
  • Enfermedades neurodegenerativas: esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica (ELA), enfermedad de Alzheimer, Parkinson, demencia por Cuerpos de Lewy.
  • Demencia senil. Demencias vasculares. Deterioro cognitivo asociado a síndromes depresivos.
  • Epilepsia.
  • Daño medular (con afectación cerebral).
  • Parálisis cerebral infantil.
  • … o ante dificultades de aprendizaje y alteraciones de conducta en la infancia (atención, memoria, hiperactividad, impulsividad…).

El conocimiento del cerebro, de sus áreas y de su funcionamiento, no solo nos permite trabajar con personas que han sufrido una lesión cerebral, sino también intervenir en personas sanas sin ningún tipo de lesión que desean aumentar su rendimiento cognitivo, mejorando por ejemplo su memoria, compensando los efectos del envejecimiento cerebral y el deterioro cognitivo asociado a la edad. En este último caso, la estimulación cognitiva es el tratamiento de elección, que consiste en la realización de tareas y actividades que mejoran el estado cognitivo general de la persona o su rendimiento en procesos más específicos como la atención, la memoria, el cálculo…

Sufrir un daño cerebral o padecer una enfermedad neurodegenerativa supone una ruptura enorme en la vida de cualquier persona. Convivo a diario con personas que sufren enfermedades neurológicas y sus familias, auténticos héroes que luchan día a día por mejorar su situación o la de su familiar. Mi labor consiste en acompañarles a lo largo de ese duro proceso, trabajar sus dificultades y enseñarles a manejarlas; en definitiva, ayudarles a mejorar su calidad de vida. Si sientes que puedo ayudarte, cuenta conmigo.

PEQUEÑAS PILDORAS DE SABIDURÍA

Copyright © 2016· Todos los derechos reservados ·Sara Garzarán – Neuropsicologa y Psicoterapeuta